Las compras de George Soros en el New York Times, y como “Nicholas Casey” se volvió el puente internacional de las FARC con la izquierda radical de Colombia

"Las acciones de Soros -Acciones Clase A del New York Times- se valoraron en $ 3,046,000 al momento de la compra, en una presentación del 15 de mayo ante la Comisión de Valores e Intercambio de EE. UU. (SEC)"

Con ocasión de un reciente artículo del “periodista para America Latina” del New York Times Nicholas Casey, utilizado sin una sola prueba por los grupos cercanos al narcotráfico de las FARC en Colombia para atacar a las Fuerzas Militares, es importante considerar los antecedentes de Casey, el giro de izquierda radical protagonizado por el New York Times en los últimos  años, y los dos procesos de adquisición de acciones por George Soros del periódico estadounidense en un plan expansivo de izquierda radical iniciada por el especulador desde hace mas de dos décadas. 

LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NOTICIA SIN EVIDENCIAS PARA ATACAR A LAS FUERZAS ARMADAS DE COLOMBIA

En concreto, el pasado 18 de Mayo, el activista Casey publicó un artículo en el New York Times titulado “Las órdenes de letalidad del ejército colombiano ponen en riesgo a los civiles, según oficiales”. El artículo, utilizado por casi la totalidad del lobismo de izquierda colombiano, fue tomado en cuestión de minutos por  integrantes del grupo narcotraficante FARC para iniciar, sin una sola prueba de terreno, una campaña de desprestigio de las fuerzas armadas. Como si fuera poco, el grado de falsa especulación del artículo utilizado por las propias cabecillas del grupo narcotraficante en Colombia, tuvo que ser moderado en al menos 1 o 2 modificaciones del encabezado utilizado por el New York Times, en un ejercicio insólito para un medio de comunicación circunscrito a la legislación norteamericana.  

Con el paso de las horas, la figura de Nicholas Casey y el New York Times se convirtió, a fuerza de especulaciones sin ninguna evidencia, en una nueva campaña subversiva para atacar al ejército colombiano, comparando sin ninguna base real, el denominado caso de los “falsos positivos” (liderado por Juan Manuel Santos), con las actuales operaciones antinarcóticos de las fuerzas armadas.

La situación sobre todo llamó la atención de las fuerzas armadas colombianas, que en cuestión de horas, y ante la arremetida de las FARC y sus satélites de izquierda en el país, utilizaron impunemente el especulativo artículo de Casey para volver a acorralar, como en años anteriores, las operaciones antiterrorismo que buscan quebrar la fortaleza militar del narcotráfico de las FARC.

LOS ANTECEDENTES DE CASEY CON LAS FARC: LA ORGANIZACIÓN DE "MARX Y EL AMOR LIBRE"

La realidad sin embargo con el paso de las horas, fue aclarando el verdadero papel de Casey en su rol de “Jefe de Redacción para la Región Andina del New York Times”. En concreto, Casey es un reconocido activista de izquierda radical, cuya cercanía con las FARC son incluso más graves de las que el propio Departamento de Estado de los Estados Unidos tolera en la legislación estadounidense.

En efecto, el activista Casey entró al New York Times como punta de lanza del nuevo proceso de activismo de izquierda liderado por distintos medios de comunicación desde que se evidenciaba el fortalecimiento de la campaña de Donald Trump en los Estados Unidos, siguiendo una seguidilla de noticias falsas en el país del Norte que evidencio la crisis de los grandes grupos de medios anglosajones.

De hecho, el propio Casey, no solamente es un experto conocedor del proceso de narcotización y normalización del terrorismo en la política de Colombia, sino que sus nexos con las FARC son de vieja data, convirtiéndose en la cabeza de dos sendas campañas de propaganda pro FARC desde el New York Times, como principal comunicador (legal) del grupo subversivo desde las páginas del periódico estadounidense.

Efectivamente, Casey se convirtió desde el año 2016, en el principal comunicador del grupo narcoterrorista FARC en los procesos de propaganda internacional articulados con el New York Times. De hecho, ante las limitaciones legales de los comunicadores latinoamericanos, y las obvias prohibiciones del grupo narcotraficante para imponer su agenda terrorista en la legalidad, las FARC encontraron en Casey el principal puente fuera de la legislación colombiana para establecer un camino de propaganda que les permitiera lavar el proceso de impunidad del expresidente Juan Manuel Santos con el público angloparlante.

De esta manera, desde el 2016, Casey sirvió para las FARC como chivo expiatorio para iniciar una campaña de propaganda de la cual el propio activista del New York Times se muestra orgulloso en su línea de tiempo, desde los Estados Unidos. Así mismo, con el paso del tiempo la propaganda pro FARC de Casey inició un proceso de normalización del Genocidio venezolano, hablando, según él, del papel de “Hugo Chávez”, y distorsionando la dramática situación del país comunista como un proceso derivado del colapso de los precios del petróleo.

Como si fuera poco, su admiración y trabajo conjunto con las FARC es innegable, llegando al punto de llamar al grupo narcotraficante, una nueva “guerrilla marxista de amor libre”, compartiendo en su línea de tiempo y para el público norteamericano los mensajes del pederasta y terrorista colombiano alias “Carlos Lozada”, negando los procesos de violaciones sistemáticas, secuestro, abortos forzados y extorsión del grupo terrorista, y justificando el reclutamiento infantil mediante argumentos como la “búsqueda de comida” de la población.

LA CONSTRUCCION DEL ACTIVISMO RADICAL A FAVOR DE LAS FARC DEL NEW YORK TIMES Y EL ROL DE SOROS EN LA LINEA EDITORIAL DEL PERIÓDICO ESTADOUNIDENSE

Los antecedentes asociados a la financiación del activismo de izquierda radical del New York Times, tienen como origen el proceso de adquisición de medios por parte de los fondos de inversión del poderoso especulador financiero George Soros. En concreto, el proceso de debilitamiento del partido demócrata en los Estados Unidos, casi sin excepción utilizado por la Open Society Foundation, requirió de Soros una nueva estrategia de dominio distinta a la utilizada al comprar a figuras como Hillary Clinton, que brindara un nuevo oxígeno a la izquierda radical en el país del norte.

De esta manera, George Soros encontró con el paso de los años la posibilidad de lanzar su mensaje a través de los medios de comunicación tradicionales, utilizando la reputación de casas editoriales como el New York Times, en transacciones que fueron registradas por la Comisión de Valores de los Estados Unidos en su formato 13F, del pasado mayo del 2018. 

En efecto, la primera compra importante del Soros Fund Management de las acciones del New York Times, tuvo lugar en el años 2007, cuando compró hasta $470.000 dólares en acciones del periódico.  Como ha sido informado recientemente:

“La última compra de Soros marca la primera vez en más de una década que el multimillonario ha invertido dinero en el New York Times. En 2007, Soros compró $ 470,000 en acciones en el periódico.”

“Soros’ latest purchase marks the first time in over a decade that the billionaire has sunk money into the New York Times. In 2007, Soros bought $470,000 worth of shares in the newspaper.”

Como si fuera poco, el año pasado, el magnate a través del Soros Fund Management protagonizó una segunda compra de acciones tipo A del New York Time, por un valor aproximado de $3 millones de dólares que habrían sido confirmados directamente por la Comisión de Valores de los Estados Unidos. Como fue informado en su momento:

La compra de acciones de Soros incluía 126,400 acciones en New York Times Company a través de Soros Fund Management LLC, la firma de inversiones multimillonaria con sede en la ciudad de Nueva York. Las acciones se valoraron en $ 3,046,000 al momento de la compra y se muestran en una presentación del 15 de mayo ante la Comisión de Valores e Intercambio de EE. UU. (SEC). La inversión de Soros en el Times fue para las acciones de Clase A, que se cotizan en bolsa, a diferencia de sus acciones de Clase B, que son de propiedad privada

Nuestros anunciantes

Exporenovables

Flower

Flower

Flower



Loading...