FARC recibirían 12 curules a cambio de apoyar el Plebiscito de Santos

El hecho podría configurar para el presidente incluso una conducta ilegal desde sus atribuciones

Hasta 12 curules podrían ser adquiridas directamente por miembros del secretariado de la organización terrorista FARC, a cambio de apoyar públicamente el plebiscito de Juan Manuel Santos, según una propuesta de la Comisión de Paz, compuesta por las comisiones Primera del Senado y la Cámara de Representantes. Según lo términos planteados, en ellas, las FARC tendrían voz pero no voto, lo que se complementaría con una curul anexa a dedo con voz y voto. Adicionalmente, en las últimas horas, se conoció que el congresista Roy Barreras, estaría promoviendo la asignación directa de curules para miembros del secretariado de la organización terrorista FARC en el congreso de la república.

El hecho se suma a las observaciones previas de voceros de la organización que afirman que debido a su edad, no podrían esperar ocho años a que puedan tener una curul en el Senado o la Cámara de Representantes. Adicionalmente, la propuesta del senador se complementaría con la visión del presidente de la república de permitir que sin necesidad de someterse a las reglas constitucionales, terroristas sean parte del congreso a dedo.

La propuesta además de ser preocupante es peligrosa, a pesar de que en días pasados, el presidente Juan Manuel Santos se mostró positivo con la posibilidad de asignar curules directamente, lo que violaría taxativamente la Constitución Política de Colombia. Al respecto afirmó; “En aras de la discusión supongamos que sí, supongamos que a dedo, lo cual no está en los acuerdos, el Presidente de la República puede decirles a las Farc que tienen 8 o 10 cupos en la Cámara de Representantes durante uno o dos años, ¿es un precio grande para parar una guerra de 50 años?”.

La hipótesis que plantearía el presidente Santos, y que los principales medios del país se han encargado de matizar, sin embargo, sería no solo antidemocrática sino abiertamente anticonstitucional. Al respecto, los términos de la carta magna colombiana, bajo ningún parágrafo permiten que el jefe de estado se atribuya la capidad de definir miembros del parlamento, lo que eliminaría definitivamente la separación de los poderes públicos en el país.

El grado de desinstitucionalización al que ha llegado Colombia desde el inicio del proceso de conversaciones con la organización terrorista FARC llega a  un punto extremo como la posibilidad de asignación de curules en el Congreso. El hecho de que presidencia de la república esté respaldando abiertamente por los principales medios de comunicación, sin embargo, no lo exenta de sus responsabilidades jurídicas y constitucionales, lo que podría configurar incluso una conducta ilegal desde sus atribuciones, sin que los principales medios de comunicación y organismos de control denuncien el hecho.

Déjenos su opinión o inscribase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...